ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA

- 0 0
281   22 dias atras
SexMex | 4 subscribers
281   22 dias atras
ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA con música de los 90. Agitaba sus piernas y brazos la rica Sirenita, estaba al aire libre en el patio de su rancho. Disfrutando de la vista y paisaje, cuando hacia aeróbicos y mostraba. Sus chichis sin sostén ni brasier, que las sujetara esas grandes chichis. Se sentía cómoda hacer ejercicio semi desnuda, sin tanga ni nada que la detuviera. Movía cada vez mas sus brazos, y sudaba cada vez mas. Haciendo rebotar sus chichis, como dos pelotas de futbol. Estaba concentrada en estar entrenando y estar en forma su figura, del cuerpo la mujer que se encontraba casada. Se veía como una jovencita y sus tetas bien paradas se marcaba a través de su top.

Ni hablar de la panocha que no dejaba de asomarse, y ver como una pata de un camello. Sabia que tenia que ponerse mas rica y pro eso estaba ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA. Para ayudarla a mejorar, me acerque a ella. Entre por atrás de su casa, a la mujer la había visto durante mucho tiempo. Como llevaba meses entrenando a solas, sin ningún instructor. Y como buen vecino que no me conocía aun la mujer. Fui a presentarme y hacer amistoso con la tetona, con binoculares yo la espiaba todos los días que estaba entrenando la mujer tetona. Me excitaba el hecho de hacerle voyeur, a escondidas pero tenía que dar el gran paso.

De presentarme y conocerla para hacer mas que un vecino voyeur
Conocerla y enseñarle que podía ser su personal trainer y juntos ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA. Descubriría, lo que es el significado del pecado cuando estaba entrenando. La mujer era muy odiosa y no me prestaba mucha atención por ser casada. Se había la reservada, y la santa pero se veía que su vestimenta. Pedía algo mas que la vieran ,y le dirán piropos sino una buena cogida con la verga, demostraba cuando estaba sin calzón ni brasier. Era algo que no hacia una mujer que fuera casada y que su marido. No se enojara con ella, era algo muy raro verla entrenando con tantas ganas de mantenerse en forma.

Se veía que buscaba algo mas que estar entrenando tenia una meta, o alguien que conquistar además de su esposo la mujer. Poco a poco me acerque pidiéndole si podría enseñarle y estar ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA. Seria mi mejor fetiche, que me enseñara muchas cosas de entrenamiento la mujer. Aunque ella me pedía de forma grosera, que me fuera porque había llegado el marido de la mujer. Pude notar que era casada por lo que me dijo, su marido le pegaba cada vez que la veía. Hablando con otro hombre, se veía muy sometida por el y no quería problemas. Ya que le había pegado a otro tipo que la espiaba seguido cuando se ejercitaba la mujer.

Me asuste al oír el carro pensando que me vendría a pegar el marido de la Casada
La mujer continuo haciendo entrenando y haciendo sentadillas. No me retiraba, porque quería insistir veía algo en ella. Que me decía que me quedara, que el gustaba en el fondo que la mirara cuando ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA. Me aconsejaba, que me fuera porque su esposo se iba a dar cuenta. Yo solo quería que me enseñara, y el era un tipo muy celoso. Se había la que no tenia tiempo, además fue sincero con la mujer y viendo que era casada. Madura y directa, fui directo al grano y lo que quería era agarrarle las tetas a la casada que estaba entrenando. Con su escote rosado, que dejaba ver sus pezones era excitantes. Ver una mujer entrenando y con los pezones tan parados.

Como los tenia la mujer y hacia mucho calor ,no tenia porque estar parado. Estaba excitándole el hecho, de hablarle a escondidas cuando su esposo llegaba. Lo pude notar por la carita de puta que ponía ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA. Me sorprendió lo puta y rápida e facilona. Que se convirtió la mujer que era casada de un momento a otro. Cuando mencione que solo quería tocar sus chichis, le gusto la idea y le causo morbo. Saber que un joven bajo a verla, y hacerle una propuesta caliente. Loco por tocar su cuerpo, me concentre en verlas y tocarlas. Con mucha lujuria. las tenia en mis manos y se sentía. Naturales firmes e duras, era una bellezas de tetas.

Su esposo no sabia aprovechar de su mujer que por estar entrenando se le ponían mas durita y grandes
Acepto que se la agarraras pero rápido y me pidió que me fuera. Pero sabia muy bien que si seguía insistiendo, y que su esposo aun no nos veía. Podio seguir pidiendo y obedecería y me daría lo que fuera, por lo caliente que estaba la puta mujer. Ya la tenia caliente y sin estar ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA. Fui mas insinuante y atrevido y pedía tocar ahora, pero su panocha jugosa y voluptuosa. Que resaltaba y marcaba bien su partidura en su leggin rosado, era una belleza y enorme panocha que tenia la mujer. A pesar de estar casada y estar entrenando no era interrupción para hacerse la santa y puta a la vez.

Por eso aproveche que la vecina estaba ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA como ella le gustaban, los jóvenes curiosos y inexpertos. Con ganas de probar la carne madura y carnosa como la de ella, sabia muy bien. Que si la mujer quisiera podíamos pasar del ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA hacia la cama de mi cuarto. Solo era cuestión que su esposo no me viera con su mujer con la que estaba casada y que pensara. Que ella seguia Entrenando pero en realidad me estaba llevando fuera del ENTRENANDO A UNA MUJER CASADA
Please log in or register to post comments