LUCHITAS CON MI HERMANASTRA

- 0 0
1238   22 dias atras
SexMex | 4 subscribers
1238   22 dias atras
Mi hermana me vio comiendo cereal y me reclamaba por comer basura. Hice LUCHITAS CON MI HERMANASTRA por molestarme a la hora de desayunar, estaba como medio estúpida. Me decia que tenia que alimentarme bien, por eso estaba flaco y desnutrido. Por ese motivo me reclamaba mi hermanastra que no tenia novia. Por no tener musculo ni fuerza, porque a las mujeres les gustaba hombres fuertes según mi hermanastra. Inclusive me dijo que me podía ganar en la luchitas como lo hacia desde niño. Y era verdad me agarro mi brazo me lo torció, fácil caí contra la mesa.

Tenia mejor fuerza mi hermanastra que era mujer que yo. En las luchitas me trataba como una nena, además que no me dejaba en paz y no me quería soltar mi hermanastra. Con sus pinches luchitas la loca, me había tomado desprevenido. Nunca aguantaba nada eso me decia mi hermanastra. Además que quería ahora hacer unas luchitas en ropa interior con la hermanastra. Su culo lo puso encima de mi verga, yo estaba en bóxer y ella sin tanga. Solo con un vestido de dormir, nos fuimos directamente al sofá a hacer las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA

Con toda la fuerza la deje caer encima de mi ella de igual manera cayo bien fuerte en mi verga
Hubo un gran choque de panocha y verga. Lo pudimos notar, cuando hacíamos las LUCHITAS, pero aun mas cuando su vestido se alzo su vestidito corto, dejando esa panocha al aire libre. Revolcándonos en el sofá de la casa, cuando nuestros padrastro no estaban. Mi hermanastra disfrutaba de las LUCHITAS pero aun mas de sentir, el rose y empuje de mi pene semi erecto en mi bóxer. Las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA se pusieron intensas y fogosas, por pelear con solo ropa de interior. Además que ya éramos adultos, y se podía parar mi verga y ella excitar al verla parada.

Tenia buena verga de gran tamaño y mi hermanastra aun no lo sabia, pero pronto por las LUCHITAS lo iba averiguar ella misma. Que lo que me faltaba de fuerza y musculo para las LUCHITAS me sobraba en la verga. No me quería soltar y me decia que era una niña, por no aguantar que me sujetaba los brazos. En el sofá y estaba encima de mi la hermanastra. Porque me había pisado me logro someter mi hermanastra. Aun me seguía diciendo debilucho por no aguantar un round en las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA. Quería que comiera mejor y que le hiciera caos, en lo que tenia que comer.

Entre tanto forcejeo no podía quitarme a mi hermanastra de encima estaba muy fuerte y sentada sobre mi verga
Que me impedía sacarla de encima de mi. Y que no aguantaba y parecía una niña, pero entre tanto movimiento sobre mi verga mi hermanastra me la estaba parando. Sin saber, la verga parecía una anaconda y se me esta saliendo. Por el otro lado del bóxer, aun me repetía que tenía que comer bien. Pero yo seguia pensando en lo cachondo que me estaba poniendo las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA. La tocadora y manoseadera, que teníamos los dos me empezó a calentar. Algo que nunca me había pasado con mi hermanastra me entraron ganas. De desnudarla y cogerla bien rudo, por puta.

Era demasiado intensa, y su vestido ya se había subido. No podía levantarme, pero si clavarle mi verga adentro de su panocha. Para que se calmara, y dejara las LUCHITAS conmigo y no em volvería a llamar debilucho. Se me fue parando cada vez mas, la verga y me la acomode. Se la metí entera y toda, no quería pero como que le gusto a mi hermanastra. Porque solo me decia: ¡Que estas haciendo! mientras que yo se la empuje toda, y empecé a cogerla y sujetarlas de sus brazos. Para que no se pudiera mover con las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA ahora le daría unas LUCHITAS pero cogiendo bien duro. Que se le quitaría lo pendeja de llamarme flaco.

Me pedía perdón mi hermanastra pero quería las luchitas y yo se las iba a dar en la cama como cogida.
Pero en el sofá con una cogida. Le gustaba y gemía, se sostenía sobre la verga del hermanastro. Calladita pero peligrosa, se traga toda la verga la panocha morena. No podía quedar las luchitas así de fácil, quería el tercer round pero en la cama. En vez del sofá, así lo pedía la hermanastra luego de las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA bien las cogidas de luchitas en la cama. Le lastimaba pero en la cama, quería seguir. Era muy caliente mi hermanastra era la cam demostrarían, quien era el verdadero rey de las luchitas.

Termine el desayuno y el cereal, para comenzar el tercer round. Con ganar el tercer round sometería al perdedor. Me decia flaco, pero le gustaba como la agarraba, la obligaba a enseñarle como cogerla a la fuerza. Con la verga dentro, no me decia debilucho solo quería seguir con las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA con el deseo de la verga, se le quitaba las ganas de hacer luchitas conmigo y se ponía sumisa. Ya sabia el punto débil de las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA. Aun no ganaba el tercer round, porque no se rendija. Aguantaba mis vergazos, profundos pero ya le faltaba poco para ganar las LUCHITAS CON MI HERMANASTRA en la cama.
Please log in or register to post comments